Saltar al contenido

Von Willebrand en perros Doberman

enfermedad von willebrand en perros Doberman

La vida junto a un Doberman es un viaje repleto de lealtad, cariño y momentos inolvidables. Sin embargo, como todo ser viviente, esta raza también tiene sus vulnerabilidades, y una de ellas es la enfermedad de Von Willebrand

Si quieres conocer a fondo qué es, cómo saber si tu perro la padece y cómo puede afectar su vida, acompáñanos en este artículo que hemos preparado con la información completa de este síndrome.

¿Cuál es la enfermedad de Von Villebrand?

La enfermedad de Von Willebrand (vWD) es un trastorno hemorrágico hereditario y crónico. A grandes rasgos, es similar a la hemofilia en los humanos. Los perros con vWD tienen dificultad para formar coágulos sanguíneos, lo que puede provocar hemorragias prolongadas ante lesiones, cirugías, o incluso, de forma espontánea.

Esta enfermedad se debe a una deficiencia o un mal funcionamiento del factor de Von Willebrand, una proteína esencial para la coagulación sanguínea. Sin suficiente cantidad de esta proteína, la sangre no coagula correctamente, lo que lleva a los sangrados.

Origen y causas de la enfermedad Von Willebrand (vWD)

El trastorno de Von Willebrand es esencialmente una condición genética que pueden tener algunas razas de perros como los Doberman. Su origen se encuentra en una mutación del gen que regula la producción del factor de Von Willebrand, una proteína vital para el proceso de coagulación sanguínea.

Asimismo, esta afección se hereda de manera autosómica, lo que significa que no está ligada al sexo del animal y puede transmitirse tanto en hembras como en machos. 

Estadios del Síndrome de Von Willebrand 

Hay tres tipos de vWD que pueden manifestarse en los perros según su gravedad:

  • Tipo I: Es la forma más común y más leve de la enfermedad. Los perros Doberman afectados tienen una cantidad reducida del factor de Von Willebrand en su sangre, pero no ausente por completo.
  • Tipo II: Es menos común y se caracteriza por una función anormal del factor, más que por su cantidad.
  • Tipo III: Es la forma más grave. Los perros con vWD tipo III tienen muy pocas o ninguna proteína coagulante, lo que lleva a sangrados severos incluso aun cuando la lesión es mínima.
  Displasia de Cadera en perros Doberman

El factor desencadenante para los síntomas puede ser cualquier situación que cause una lesión o daño, desde un simple corte o rasguño hasta cirugías o traumatismos. Sin embargo, es vital comprender que la enfermedad en sí misma nace de una predisposición genética y no es causada por factores externos o ambientales.

¿Qué razas de perros son más propensos a desarrollar esta enfermedad?

Si bien la enfermedad de Von Willebrand puede aparecer en cualquier raza o incluso en mestizos, hay algunas razas de perros que muestran una mayor predisposición genética a esta condición, y estos son:

  • Doberman Pinscher: Nuestros elegantes y carismáticos Doberman, son quizás la raza más asociada con vWD, con una alta prevalencia en la población.
  • Golden Retriever: Otro canino popular que, lamentablemente, muestra una predisposición notable a esta enfermedad.
  • Pastor alemán: Algunas líneas de esta raza también pueden verse afectadas.
  • Scottish Terrier: A pesar de su pequeño tamaño, no están exentos de esta condición.
  • Shetland Sheepdog: Conocidos también como «Shelties», estos perritos también pueden desarrollar vWD.

Es esencial tener en cuenta que porque una raza sea más propensa a padecer cierta enfermedad, no significa que el perro la desarrolle. Si bien, es aquí donde entra la responsabilidad de los criadores de perros, quienes deberán realizar pruebas genéticas en sus ejemplares para reducir la probabilidad de transmitirla.

Síntomas del vWD en perros

Si eres dueño de un Doberman o estás pensando en tener uno, es crucial conocer los signos que indican la presencia de la enfermedad de Von Willebrand. Algunos de los síntomas son más sutiles y cuesta identificarlos, otros son más evidentes. Estos son los más comunes:

  1. Sangrado nasal: Es uno de los primeros signos que los dueños notan. A veces sucede espontáneamente y, en ocasiones, a raíz de un golpe o traumatismo.
  2. Hematomas: Aparición de moretones sin una razón aparente, especialmente en zonas del cuerpo sin mucho pelo.
  3. Encías sangrantes: Suele suceder especialmente después de masticar juguetes o huesos duros.
  4. Sangre en la orina o heces: Observar las heces de nuestras mascotas es importante ya que su aspecto nos indica su estado de salud. Si tu Doberman presenta sangrado en sus desechos, puede ser una señal de sangrado interno.
  5. Hemorragias prolongadas: Después de cirugías, incluso procedimientos rutinarios como una esterilización o castración, o tras sufrir una herida.
  6. Fatiga: Debido a la pérdida de sangre, algunos perros pueden mostrarse más cansados o letárgicos.
  Síndrome de Wobbler en perros Doberman

Diagnóstico para la enfermedad de Von Willebrand

El diagnóstico de la enfermedad de Von Willebrand en Dobermans no es sencillo, además, muchas veces se ha detectado a raíz de ir al veterinario a castrar u operar al perro, y se han presentado hemorragias anormales imprevistas.

En general, para diagnosticar este síndrome, suele requerirse la combinación de un historial clínico detallado y pruebas de laboratorio específicas. Si sospechas que tu perro podría tener vWD, estos son los pasos comunes para confirmar el diagnóstico:

  1. Historial clínico: El veterinario recogerá información sobre los síntomas que el perro ha presentado, así como cualquier episodio de sangrado anterior.
  2. Examen físico: Se busca la presencia de hematomas, sangrado o cualquier otro signo físico que pueda indicar un problema de coagulación.
  3. Pruebas de coagulación: Estas pruebas miden el tiempo que tarda la sangre en coagular y pueden indicar la presencia de un problema.
  4. Medición del factor de Von Willebrand: Este es un test específico que mide la cantidad y calidad de este factor en la sangre. Es la forma más directa de diagnosticar la enfermedad.
  5. Pruebas genéticas: Estas comprobaciones pueden ser especialmente útiles para los criadores y para aquellos que quieren confirmar si su perro es portador del gen mutado.

Si tu Doberman ha sido diagnosticado con vWD, no te desesperes. Si bien es una enfermedad crónica, existen remedios para controlarla y garantizar una vida de calidad para tu amado compañero.

Tratamientos para el vWD

Por norma general, el tratamiento de la enfermedad de Von Willebrand en perros y en Dobermans, se centra principalmente en controlar y prevenir los episodios de sangrado. Aunque no hay una verdadera «cura», hay varias opciones disponibles para mantener a tu Doberman saludable:

  Displasia de Cadera en perros Doberman

Terapia de sustitución: Consiste en administrar plasma o concentrados del factor de Von Willebrand para reemplazar la proteína que falta o no está funcionando correctamente.

Medicamentos: La desmopresina (DDAVP) es una medicación que ayuda a aumentar temporalmente los niveles del factor de Von Willebrand en la sangre. Es especialmente útil y esencial antes de procedimientos quirúrgicos o después de un trauma.

Evitar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs): Estos medicamentos pueden afectar la función plaquetaria y exacerbar los problemas de sangrado.

Cuidado general: Si tu perro tiene una herida o cortes, la presión directa y constante ayudará a controlar el sangrado.

¿Se puede prevenir el Von Willebrand?

La enfermedad de Von Willebrand es de origen genético, por lo que no puede prevenirse en un perro que ya ha heredado el gen defectuoso. Con todo, a pesar de ser una enfermedad en la sangre que no tiene cura, lo que sí se puede hacer es tomar medidas para reducir el riesgo de complicaciones para llevar una vida normal, así como:

  • Pruebas genéticas para criadores: Si eres criador o estás pensando en adquirir un Doberman, asegúrate de que los padres hayan sido evaluados para vWD. Evitar la cría de perros portadores es esencial para reducir la prevalencia de la enfermedad.
  • Evita traumas: Intenta minimizar situaciones donde tu perro pueda sufrir cortes o heridas. Un entorno seguro y una supervisión adecuada pueden marcar una gran diferencia.
  • Consultas regulares al veterinario: Un control periódico ayudará a detectar y tratar cualquier problema antes de que se convierta en una complicación seria.

Conocer las enfermedades y condiciones de salud que pueden afectar a tu Doberman es esencial para ofrecerle una vida llena de calidad y amor. Esperamos que esta guía te haya sido de gran ayuda. Te invitamos a seguir explorando y aprendiendo más sobre las enfermedades del Doberman en nuestro blog, PerroDoberman. Tu fiel amigo merece todo el cuidado y atención del mundo, ¡y nosotros estamos aquí para seguir documentándonos y así ofrecerte toda la información que necesitas!